¿Cómo Elaborar un Currículum?

¿Cómo Elaborar un Currículum?

Curriculum Vitae

El Curriculum Vitae es la primera impresión que una empresa recibirá de tu persona.

Sí, ya lo sé ¡Seguro que te han dado consejos muchas veces!

Algunos más y otros menos, prácticamente todos hemos recibido consejos e incluso cursos sobre cómo elaborar un CV. Pero también es verdad que muchos no han seguido esos consejos o han hecho una libre interpretación de los mismos. ¡No lo elabores sin confianza, sin reflexión! Procura prestarle atención ya que es la forma de presentar una candidatura y, hasta la entrevista personal, es la imagen que el empleador tendrá de ti.

Un buen conocimiento del procesador de textos te ayudará mucho a la hora de elaborar tu CV con un aspecto profesional y diferente de los demás. Un CV entra por los ojos, se analiza por su contenido y se verifica con  una entrevista personal (si pasa los primeros filtros).

Si hace tiempo que no elaboras un CV o sientes que no es eficaz quizás deberías pensar en renovarlo completamente. Piensa que es la primera impresión que tendrán de tu persona.

Planteamiento del Currículum:

El currículum debe estar siempre actualizado, incluso si se está trabajando hay que hacerlo de vez en cuando y especialmente si se producen cambios de puesto, funciones, se realizan cursos dentro o fuera de la empresa, etc.

No hay que tener un único CV, sino varios adaptados o adaptables al empleo al que se desea acceder. Es más, deberías realizar o adaptar el que tienes según la oferta de empleo a la que te presentes. No es mala idea disponer de uno muy completo y actualizado (para no tener que buscar los datos) y que sirva de base para la creación de CV adaptados a cada caso.

Trata de conocer a tu empleador potencial. Es fundamental para realizar bien el CV. Conocer todo lo que puedas de la empresa o del puesto al que pretendes acceder te ayudará en la elaboración e incluso en la preparación de una entrevista. ¿Dónde está la empresa? ¿A qué se dedica? ¿Tiene varias sedes?… Busca en su página web, en las redes sociales y averigua todo lo que puedas… muchas empresas van a hacer lo mismo contigo.

El tamaño de la empresa y su actividad también influyen. No es lo mismo acceder a una empresa grande que a una PYME o pequeño negocio ni para un puesto técnico, administrativo, atención al público… Piensa en estos aspectos a la hora de elaborar o presentar tu CV.

Asegúrate de destacar claramente tu Área Específica de Conocimiento (AEC), primero teniéndolo claro tú mismo, después seleccionando aquello que lo demuestra. Es todo aquello que demuestra que estás preparado/a para el puesto al que pretendes acceder. Se trata de reflejar que reúnes las exigencias para el puesto de trabajo. Puede parecer muy obvio pero a veces requiere meditación ya que hay que elegir entre lo que sabemos y hemos hecho. Esto incluye formación y/o experiencia profesional.

Refleja y destaca la experiencia profesional relacionada con el puesto. Trabaja posibles preguntas y tus respuestas a las mismas. Piensa en la respuesta a los huecos o vacíos que has podido dejar en tu CV, algunos entrevistadores los vigilan con atención. Si no tienes experiencia profesional potencia los aspectos relevantes de tu formación (ver entrada sobre la “entrevista de trabajo”.

Si tu CV debe presentarse ante una Empresa de Trabajo Temporal (ETT), una Agencia de Colocación o una empresa especializada en la selección de personal rellénalo según los requisitos que se exijan o asesórate si es posible. Ten en cuenta que estas opciones de búsqueda de empleo, en general, seleccionan perfiles de manera informática por eso los datos que nos solicitan deben ajustarse a una plantilla por lo que hay que cumplir con sus requisitos.

Aquí tienes dos enlaces en nuestra web con información:

  •    Agencias de colocación
  • Preguntas y respuestas sobre las agencias de colocación.

La redacción del Currículum:

El curriculum debe ser breve, objetivo y adaptado a los requerimientos del puesto de trabajo.

Debe ser breve, organizado, atractivo y diferente. Se tiende a los CV de una página o dos caras a lo sumo, aunque si hay mucho que contar procura que no pase de las dos hojas de papel. Deja los detalles para la entrevista.

Seguir una estructura, por ejemplo la clásica…

  • Encabezamiento
  • Datos personales
  • Formación y estudios
  • Experiencia profesional.

Evitar los párrafos largos, las repeticiones y las vaguedades: debe ser de fácil lectura, completo, pero breve.

Con títulos diferenciados, párrafos separados, sin abusar de negritas para no recargar. No es aconsejable mezclar efectos de texto como negritas, cursivas, subrayados (evitar éstos últimos).
La redacción debe ser impersonal, utilizando palabras sencillas, sin lenguaje rebuscado. Especial cuidado en la ortografía y la gramática.

El currículum es sólo el primer paso “impersonal” para que se fijen en tu perfil profesional, por eso hay que cuidarlo en extremo y no considerarlo una rutina.

El contenido del Currículum

En principio deberías omitir todos los aspectos negativos y los datos obvios, como los estudios que realizaste en las escuelas primaria, secundaria y bachillerato ¡Eso no le interesa a nadie! ¿O quizás sí?. Algunos colegios o centros de secundaria tienen un enorme prestigio y en algunas ocasiones puede ser útil.

Siempre debe ir acompañado de una carta de presentación también adaptada al empleo al que se accede. Además del contenido cuida su aspecto. Asesórate sobre cómo.

Si un trabajo no se ha ejercido durante varios años, salvo que sea relevante para el nuevo puesto al que se pretende acceder, no tiene sentido reseñarlo. Lo mismo ocurre con cursos y formación recibida años atrás sobre cuestiones que no se han ejercido laboralmente.

Se recomienda hacer hincapié en aquellas experiencias o formación más relacionadas con el puesto para el que presentas el currículum. Piensa en lo que has aprendido y lo que has hecho, exprímelo y plasma su esencia.

Todos los datos que se incluyan en el currículum deben ser demostrables. Aunque no suelen pedirlo al principio, debes tener preparadas todas las acreditaciones de la formación recibida, tanto reglada como no reglada. Puede ser necesario algún certificado de empresa de un trabajo anterior o disponer de una “Vida Laboral” actualizada.

Una formación dispersa en el tiempo o sobre temas profesionales variados puede hacer pensar que no tenemos claros los objetivos. Otra cosa es que quieras mostrar tu capacidad para aprender cosas nuevas o interesarte por temas que te puedan complementar laboralmente. A veces una breve reseña es suficiente y dejar lo demás para una entrevista.

Las materias instrumentales, útiles o imprescindibles para acceder a muchos trabajos: Ofimática, Idiomas, Mecanografía no pueden ser un hecho del pasado. Si es posible debe acreditarse la actualización o una actitud positiva, reciclaje, puesta al día de versiones, etc. Mucha gente tiene un conocimiento somero de estas materias o realizó cursos en el pasado, piensa que esto pierde validez, como todo, si no se usa. Hoy en día las empresas piden niveles concretos de idiomas (A1, A2, B1, B2, C1 o C2) o de ofimática (niveles avanzados de Word, Excel, Powerpoint, Access…), hace años que no valen expresiones como “inglés medio hablado y escrito” o “informática a nivel de usuario”. No esperes a que la empresa “te recicle” con cursos o formación nada más entrar, lo más probable es que sólo lo haga con empleados más antiguos que le son más valiosos, ese asunto es cosa tuya. Además demostrar tu capacidad personal de reciclaje es un aspecto positivo a tu favor.

Perfil Laboral y Experiencia Profesional:

Si el perfil laboral está claro, la formación debe ir en esa línea y si es posible la experiencia también. Eso es valorado muy positivamente en ciertas profesiones. La dispersión genera dudas y preguntas que hay que saber responder si se llega a una entrevista.

En algunos casos es útil resaltar los logros alcanzados en aspectos como el voluntariado, servicio social, prácticas profesionales, trabajos anteriores, etc. señalando la información que demuestre las competencias desarrolladas. Hay empresas que lo valoran, sobre todo algunas grandes.

Las materias instrumentales como mecanografía, ofimática o los idiomas son muy importantes (según para qué puesto de trabajo) y muchas veces un requisito de acceso a un puesto de trabajo. Demostrar tus capacidades personales de reciclaje son un punto a tu favor.

Qué evitar en el CV

En el CV hay que tener especial cuidado con los contenidos inadecuados o que no favorezcan una línea coherente en el perfil profesional.

También hay que evitar un aspecto poco elaborado, desordenado, faltas de ortografía, etc.

Algunos de los a puntos que vamos a citar a continuación pueden parecer óbvios para muchos, pero aún hay gente que los utiliza.

La experiencia laboral irrelevante para el puesto. Si es antigua y no aporta nada al puesto actual es mejor no citarla.

Información de tipo personal. Más allá del DNI (que estrictamente tampoco es imprescindible, lo sería a la hora de elaborar un contrato), los datos personales no tienen porqué incluirse en un CV. El estado civil, aficiones, etc. son, en realidad, irrelevantes, ya habrá tiempo en una entrevista para que pregunten aquello que realmente quieren saber.

Mentir en los datos, referencias, etc. Las mentiras acaban saliendo a la luz. Hay personas que se inventan cursos o estudios.

No se debe incluir la fecha de redacción ni debe firmarse.

No adjuntar documentos acreditativos sin no se solicitan. No incluir los certificados, ni las fotocopias de éstos a no ser que lo indiquen expresamente, pero debes tenerlos preparados. Los certificados originales se deberán llevar en futuras entrevistas.

Evitar el envío de fotocopias del CV original. Se nota mucho y mostraría cierta imagen de tibieza y rutina por tu parte.

Excesivo texto, apurar el espacio de la página, letra pequeña… Son tendencias naturales cuando queremos encajar en un pedazo de papel todo lo que somos, pero es contraproducente. Algunos expertos incluso aconsejan que se vean espacios en blanco, que se vea el papel para que la lectura sea más fácil y aumentar el impacto de nuestro texto vital.

Referencias de puestos de trabajo anteriores. No son necesarias y ocupan espacio. Si las requieren ya nos lo harán saber.

Direcciones de correo electrónico “poco adecuadas”. Hay personas, especialmente entre los más jóvenes que tienen nombres en sus direcciones de correo poco recomendables, para ser más concreto, el nombre de usuario que aparece antes del signo @. Si es tu caso, resérvalo para tus amistades y crea una cuenta de correo electrónico nueva, más profesional, en un servidor gratuito. Asegúrate de consultarla con frecuencia. Tampoco utilices cuentas de correo de un trabajo actual

Aspectos relacionados un trabajo actual tales como salario, nombre del jefe, notas obtenidas en los estudios, etc. Si en la experiencia profesional del CV aparece un apartado que indica que aún estás trabajando asume que te van a preguntar sobre ello.

No indicar el sueldo pretendido a menos que la empresa o institución lo solicite. Si fuese el caso, investigar los rangos de sueldo del puesto deseado en relación con la experiencia propia en ese ámbito laboral. No es muy frecuente pero puede ocurrir.

Redacción inadecuada. Evitar los “etc.”, las siglas y las abreviaturas.

Evitar las valoraciones subjetivas y las exageraciones o mentiras, ya que estas se resaltan en las entrevistas y pueden evitar que llegues a ella.

Tipografía inadecuada. Utiliza letras sin “serifes” (Las serifes son los adornos que tienen algunas fuentes como la Times New Roman). Son más adecuadas fuentes como Arial o Calibri, notablemente más claras al ser leídas. En este sentido el tamaño también importa: 12 puntos sería ideal.

Cuida lo que no debes escribir en el CV pero prepárate para posibles preguntas en una entrevista de trabajo sobre ausencias demasiado evidentes, vacíos en el tiempo…

El aspecto y forma del CV

Las plantillas pueden ser útiles para inspirar el diseño pero piensa que muchos otros las estarán utilizando.

Procura que sea atractivo pero no estridente. Una presentación distinta de la habitual llamará la atención. Si es necesario busca en internet modelos que resulten atractivos y utilízalos para inspirarte, no para copiarlos.

No es conveniente utilizar plantillas, piensa que muchos otros lo harán y tu CV podría no pasar un examen visual.

Cuidar la limpieza, aplicando una clara tipografía y cuidando la ortografía. Utilizar papel blanco de calidad y de tamaño A4 o carta. No superar las 2 hojas si hay mucho que contar.

El currículum no debe incluir portada, y no necesariamente fotografía solo en caso que sea requerido. Esta debe ser reciente, tamaño carnet y digitalizada. Hay gente que incluye una fotografía de la que se siente especialmente satisfecho/o pero que no se ajusta a la realidad y puede crear una falsa impresión que se disipa en la entrevista.

   Curriculum Vitae manuscrito

   El Curriculum manuscrito es un requisito en algunos casos. Cuídalo, ensáyalo hasta que quedes satisfecho/a.

Solamente debe presentarse manuscrito si así se exige. Si es así escríbelo varias veces hasta que te sientas satisfecho/a. Piensa que van a valorar no sólo lo que escribes sino cómo lo haces.

Conservar la misma estructura y orden en la presentación de cada página para que el documento sea coherente y tenga armonía.

Preferentemente, el currículum debe ir acompañado con una carta de presentación adaptada al puesto de trabajo al que se pretende acceder (ver más abajo).

No firmar el CV, la firma debe ir en la carta de presentación.

Probablemente sea una buena idea cambiar el formato del CV que tenemos preparado para conseguir que destaque frente a otros que están en el mismo montón.

Para que el Currículum destaque a primera vista deberíamos procurar que su aspecto llame la atención, únicamente se trata de que sea distinto al de la mayoría, para ello nada mejor que diseñar varios modelos usando el procesador de textos y para eso vienen muy bien (como inspiración) las plantillas o modelos que podemos encontrar por internet.

Preparar la entrevista de trabajo

La Entrevista de Trabajo es un momento fundamental para la candidatura a un puesto. Por eso hay que conocer sus fases y prepararla de forma profesional.

La Entrevista de Trabajo es un momento fundamental para la candidatura a un puesto. Por eso hay que conocer sus fases y prepararla de forma profesional.

La entrevista de trabajo es el paso siguiente a la entrega y aceptación de un currículum. A veces sólo si se pasa el ese primer filtro, en otras ocasiones para todos o casi todos los candidatos/as.

La entrevista hay que empezar a prepararla cuando se elabora el CV. Al hacerlo omitimos contenidos y dejamos huecos en el tiempo que pueden ser motivo de preguntas. A continuación mostramos una guía de contenidos publicados en nuestra web sobre la entrevista de trabajo ¡Ojalá te hagan falta y te sirvan!.

  •    Entrevista de Trabajo: Preguntas Frecuentes.
  •    Preguntas difíciles en la entrevista de trabajo 1.
  •    Preguntas difíciles en la entrevista de trabajo 2.
  •    El otro lado de la Entrevista de Trabajo.
  •    ¿Qué Evitar en la Entrevista de Trabajo?.

 Aquí van algunos videos inspiradores sobre la entrevista:

 

 

 

Si de verdad quieres cambiar algo en tu CV no te quedes en la mera lectura de estos consejos, comprueba que vas cumpliendo todos los requisitos y… manos a la obra.